Dependencia Emocional y Amor Consciente

Ein Herz auf violetten HolzhintergrundFruto del escaso interés por la Educación Emocional en nuestra sociedad, cada vez son más frecuentes las relaciones de dependencia en el entorno de la pareja, lo que se hace extensible al entorno laboral, familiar y social. Aunque han cambiado parte de los modelos sociales, seguimos teniendo referentes comunes a generaciones anteriores y nos falta saber qué alternativas hay. Necesitamos referentes nuevos y sanos para relacionarnos de una forma profunda y verdadera que nos haga manejarnos como seres autónomos y amorosos, en lugar de personas dependientes y necesitadas. Para ello es fundamental comprender el origen de esta forma de relacionarnos y cual es la verdadera naturaleza del amor.

Tal y como decía Eric Fromm, “amar es un arte” y requiere de unos conocimientos para manejarnos en él.

Todos hemos vivido en el ambiente familiar que nuestra familia de origen nos ha proporcionado. A su vez, nuestros padres dieron lo que recibieron de los suyos y no pudieron darnos lo que no recibieron. A través de la comprensión de nuestras experiencias tempranas, el reconocimiento de estrategias de afrontamiento que actualmente estarían desactualizadas, la aceptación e integración de las heridas de nuestro niño interior y la responsabilidad y confianza que ganamos como adultos, se va tejiendo la historia de quienes somos en realidad, permitiéndonos así alcanzar nuestro potencial y movernos desde nuestra esencia.

Reencontrarnos con nuestro niño o niña interior herido nos sana por dentro, nos permite comprender los momentos en que nos sentimos solos, indignos o atemorizados por la vida. Nos devuelve a nuestro ser puro y nos conecta con nuestra fortaleza interior, con nuestra propia valoración como ser humano y con el poder que tiene la vida para darnos todo aquello que necesitamos.

Trabajar desde esta perspectiva es sanar desde las raíces todo lo que hemos creído que somos para convertirnos en lo que verdaderamente somos, permitiéndonos abrirnos a nuestra grandeza y a nuestro potencial como seres humanos.

Los comentarios están cerrados.